Blog

Secundaria CBB
“Recuerda que cuando abandones esta tierra, no podrás llevar contigo nada de lo que has recibido, solamente lo que has dado: un corazón enriquecido por el servicio honesto, el amor, el sacrificio y el valor”, rezaba San Francisco de Asís hace muchos años.
Desde el año pasado, implementamos el Servicio Social Comunitario en la Secundaria CBB. Comenzó como un pequeño proyecto, una forma de sensibilizar a nuestros alumnos a través de la convivencia con comunidades diferentes. Con tan solo un par de visitas, los pequeñitos de la Escuela El Novillero así como los niños del CAM robaron nuestros corazones y formaron un vínculo muy especial con nuestros alumnos.
“La verdad me encantó ir a esa guardería en donde los niños que no tenían la economía para ir a una escuela privada, eso no les impedía divertirse y disfrutar su estancia. Me encantó que hayamos podido ir al menos un ratito y compartir un poquito de nuestro tiempo. También me llenó de alegría verlos divertirse con los premios y los juegos que inventamos, nada es más satisfactorio que ver a los niños sonreír por algo en lo que yo he ayudado. He aprendido que importante aprender a observar y detectar las necesidades de los demás y preguntarnos qué es lo que ellos necesitan y en qué les podemos ayudar, así que la verdad yo no me arrepiento de nada de haber ido a esa escuelita donde estaban esos niños tan bonitos. Ellos son un ejemplo de fuerza y la prueba viviente de que ser feliz es una decisión, sin importar las dificultades”. Alejandra Castellanos en la visita escuela El Novillero.
Servicio Social de Secundaria CBB en El Novillero
“Debo aceptar que cuando llegamos al CAM me sentía un poco incómodo, no conocía el lugar, y me resultaba difícil interactuar con personas iguales pero al mismo tiempo diferentes. Poco a poco me di cuenta que eran más las cosas que nos unían que las que nos separaban, todos al final estamos en una etapa donde hay mucho que entender y descubrir, toda una vida por delante. Me dio gusto verlos felices conviviendo con nosotros, felices de conocer a otras personas. Los niños del CAM son muy afortunados, porque tienen una familia que los apoya, camina con ellos de la mano y que han mostrado un profundo amor incondicional. El CAM se ha guardado un lugar en mi corazón, esa es mi experiencia”. Rodolfo Sanchez en la visita al Centro de Atención Múltiple (CAM).
Ver a nuestros alumnos crecer, ser empáticos y solidarios nos llena de alegría y satisfacción. Estamos seguros que aún queda mucho camino por recorrer, pero las reflexiones de nuestros niños nos hacen sentir que estamos cada vez más cerca de objetivo: formar generaciones de jóvenes con responsabilidad social capaz de transformar el mundo.